Buscar
  • Unai Aso Poza

La formación musical mejora la atención y la memoria de trabajo en los niños

Un nuevo estudio científico ha revelado evidencias de que aprender a tocar un instrumento musical podría tener beneficios para el cerebro. Los niños entrenados musicalmente muestran un mejor rendimiento tanto en atención como en memoria de trabajo, y presentan una mayor activación en las regiones del cerebro relacionadas con el control de la atención y la codificación auditiva, funciones ejecutivas que se sabe que están asociadas con una mejor lectura, mayor resiliencia, mayor creatividad y una mejor calidad de vida.


En la investigación, publicada en la revista Frontiers in Neuroscience, se evaluaron la atención y la memoria de trabajo de 40 niños chilenos de entre 10 y 13 años. Veinte tocaban un instrumento, habían recibido al menos dos años de lecciones, habían practicado al menos 2 horas semanales y tocaban regularmente en una orquesta o un grupo musical. Por otro lado, los veinte niños que formaron el grupo de control no habían recibido más formación musical que la que se recibe habitualmente en el currículo escolar.



Tanto la atención como la memoria de trabajo se evaluaron a través de una tarea bimodal (auditiva/visual) de atención y memoria de trabajo desarrollada y validada previamente. Durante la tarea se escaneó la actividad cerebral de los niños a través de resonancia magnética funcional (IRMf), que detecta pequeños cambios en el flujo sanguíneo dentro del cerebro.


Aunque no hubo diferencias significativas entre los dos grupos en el tiempo de reacción, los niños entrenados musicalmente sí tuvieron un mejor desempeño en la tarea de memoria. Los investigadores concluyeron que la mejora en el rendimiento de los niños con formación musical se explicaría por una mayor activación de regiones cerebrales que incluyen, por un lado, el denominado "bucle fonológico", un sistema de memoria de trabajo involucrado en el procesamiento auditivo, el establecimiento de conexiones auditivo-motoras y en la memoria de trabajo auditiva tonal y verbal; y por otro lado, de la red frontoparietal, compuesta por varias regiones cerebrales, que se ocupa de las funciones ejecutivas, las tareas orientadas a objetivos y las tareas que exigen un gran esfuerzo cognitivo.


Los resultados de este estudio podrían servir para desarrollar nuevas intervenciones terapéuticas basadas en la formación musical para niños con TDAH y otras patologías relacionadas.

Consulta disponibilidad y pide cita:

 

Te atiendo en Donostia/San Sebastián.

Tfno: 682 380 489 - tuneuropsicologo@gmail.com​

  • Icono social LinkedIn
  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter

© 2018 Unai Aso. Web creada con Wix.com