Buscar
  • Unai Aso Poza

8 consejos para fomentar la autonomía de los más pequeños

El apoyo a la autonomía es útil en muchos contextos, como el liderazgo, la enseñanza y la crianza de los hijos. Numerosas investigaciones muestran que el apoyo de los padres a la autonomía de sus hijos contribuye a que estos desarrollen un correcto funcionamiento sociocognitivo y afectivo.


Un estudio realizado por Andreadakis et. al (2017) examina cómo los padres pueden fomentar la autonomía de sus hijos en situaciones en las que los niños pequeños necesitan hacer cosas que son importantes pero no necesariamente interesantes para ellos, como vestirse, bañarse, lavarse las manos, etc.


Los investigadores hicieron que los padres describieran las prácticas que llevan a cabo cuando les piden a sus hijos que realicen actividades importantes pero poco interesantes. Los padres calificaron 26 prácticas de apoyo a la autonomía de sus hijos, junto con una escala conocida que mide el grado en que tienen una actitud positiva hacia el apoyo a la autonomía.


A través de diversos análisis correlacionales y factoriales se identificaron 8 prácticas de apoyo a la autonomía para la crianza de los niños pequeños, las cuales se describen a continuación. Las primeras cuatro prácticas se relacionaron con la empatía y las últimas cuatro con otros aspectos del apoyo a la autonomía:

  1. Escucha a tu niño pequeño si protesta (es decir, escucha lo que tiene que decir).

  2. Demuéstrale a tu hijo que comprendes que se ha enfadado por tu petición.

  3. Ten en cuenta los deseos de tu hijo cuando ponga en práctica su exigencia (p. ej. "Puedo ver que todavía quieres jugar, pero ahora es hora de bañarse. ¿Por qué no recoges tu juguete?")

  4. Reconoce las emociones de tu hijo (por ej. ira, miedo, frustración, etc.) con un sonido ("p. ej. "ahá") y/o nombrando la emoción elicitada.

  5. Explica la razón o razones detrás de su petición (es decir, dile por qué es importante hacerlo) dando una breve explicación (p. ej. "Tienes que ponerte el abrigo porque hace frío").

  6. Si tu niño pequeño pregunta por qué tiene que hacerlo, explícale por qué es importante.

  7. Describe el problema (p. ej. "Es difícil andar por la habitación con tantos juguetes en el suelo").

  8. Muéstrale a tu hijo lo que quieres que haga haciéndolo tú mismo (p. ej. lávate las manos con él o ella, átate los cordones a su lado, etc.)

Consulta disponibilidad y pide cita:

 

Te atiendo en Donostia/San Sebastián.

Tfno: 682 380 489 - tuneuropsicologo@gmail.com​

  • Icono social LinkedIn
  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter

© 2018 Unai Aso. Web creada con Wix.com