Consulta disponibilidad y pide cita:

 

Te atiendo en Donostia/San Sebastián.

Tfno: 682 380 489 - tuneuropsicologo@gmail.com​

* La primera entrevista de orientación es gratuita.

  • Icono social LinkedIn
  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter

© 2018 Unai Aso. Web creada con Wix.com

1.

Intervención neuropsicológica

El diagnóstico y la evaluación neuropsicológica tienen como finalidad identificar, describir y cuantificar las alteraciones cognitivas, conductuales y emocionales producidas por una lesión o enfermedad. Mediante el uso de baterías de exploración neuropsicológica y tests específicos se evalúan las distintas funciones cognitivas del usuario, así como las habilidades de la vida cotidiana preservadas y alteradas.

Al inicio, el neuropsicólogo realiza una evaluación exhaustiva de la persona, no solamente de las capacidades alteradas sino también de las capacidades preservadas con las que puedan compensar sus déficits. También se valora y se tiene en consideración la relación con la familia y su entorno. En el proceso de evaluación se trata de recopilar toda una serie de datos y respuestas del usuario y de sus funciones cognitivas para poder establecer después un plan de rehabilitación adaptado a sus necesidades. Pero también puede buscar establecer un diagnóstico diferencial para descartar otros posibles trastornos o asegurarse de que el diagnóstico establecido es el correcto; o bien consistir, simplemente, en una valoración general con el fin de emitir un informe pericial.

 

Tras haber realizado esta evaluación, se establecen unos objetivos a seguir durante todo el proceso de rehabilitación. Estos objetivos variarán en función de las necesidades individuales y familiares de cada usuario. El número y la duración de las sesiones vendrá condicionado en última instancia por la disponibilidad y la motivación del usuario, así como de la mayor o menor complejidad del proceso rehabilitador.

 

Durante esta etapa es muy importante gestionar las posibles alteraciones emocionales y de conducta propias de determinadas afecciones y lesiones cerebrales. La familia es un elemento clave en el proceso rehabilitador. En todo momento el neuropsicólogo ofrecerá pautas y ayuda para poder gestionar este proceso de forma óptima.

El objetivo final del proceso de rehabilitación es que la persona recupere la mayor autonomía posible a la hora de realizar las actividades propias de su vida diaria, tanto básicas como instrumentales.

La intervención puede darse tanto en niños, como en adultos y personas mayores con los siguientes trastornos y enfermedades:

  • Daño cerebral adquirido por traumatismos craneoencefálicos e ictus.
     

  • Deterioro cognitivo leve y moderado.
     

  • Problemas de memoria, lenguaje, atención y concentración, funciones ejecutivas, orientación, cálculo, habilidades visoespaciales, gnosias y praxias, etc.

 

  • Demencias y enfermedades neurodegenerativas: Alzheimer, Parkinson, Esclerosis Múltiple, etc.

 

  • Dificultades de lectoescritura y aprendizaje, Trastorno por Déficit de Atención con y sin Hiperactividad (TDA-H)

 

  • Trastornos generalizados del desarrollo (Autismo, retraso mental, Síndrome de Asperger, etc.)
     

  • Otras afecciones

Para más información, contacta sin compromiso para solicitar una entrevista de orientación.